No hagas hoy lo que puedes hacer mañana

Tinta verde


La excusa para no hacer las cosas con tiempo (y dejar todo para última hora) tiene un nombre: procrastinación. Y hasta suena científico. RAE nos dice que procrastinar es aplazar o diferir algo. Sin embargo, la convención social nos ha llevado a entender que la procrastinación consiste en retrasar una actividad o tarea “importante” por otra irrelevante pero ciertamente entretenida. Y vaya que nos pasa. Tiene que ver con el trabajo bajo presión al que estamos acostumbrados (o debo decir, estamos prefiriendo) y este, a su vez, tiene que ver con el fenómeno de la inmediatez de la información que vivimos hoy. El responsable: Internet.

Twitter y Facebook nos han acostumbrado a que, en lugar de profundizar mucho en algunas cuantas noticias, las nuevas generaciones prefiramos enterarnos muy poco de “muchas” noticias. Nos gusta más saber muy poquito de un montón de cosas que saber un montón sobre muy poquitas cosas. Nuestro cerebro está expuesto a tantos estímulos que resulta cada vez más difícil enfocarnos en una sola cosa. Por ejemplo: antes veíamos televisión o estábamos sentados en la computadora o estábamos hablando por teléfono. Hoy hacemos las tres cosas al mismo tiempo mientras nos calentamos un mixto en el microondas. Esto, aparentemente, ha permitido desarrollar el multitasking, herramienta que puede resultar muy ventajosa para las exigencias del hoy, pero también (creo) nos hace perder nuestra capacidad para “enfocar”, como mencioné hace unas líneas. Por eso, cuando nos encontramos frente a una tarea que no queremos –pero tenemos– que hacer, cuesta tanto comenzarla. Así nace la procrastinación: ese momento en el que debemos pasar del “tener” que hacerlo al “necesitar” hacerlo.

Quiero aclarar que, a mi juicio, la presión siempre será enemigo de la creatividad. Pero si sabemos que la presión nos da “foco”, ¿cuál es el punto medio? Hace algunos años un grupo de publicistas en Estados Unidos hizo un experimento con 20 niños que en un minuto debían dibujar un reloj. Pasado el minuto llamaba la atención que casi el 100% de los niños había dibujado el mismo reloj (aburridamente redondo y con manecillas delgadas). Seguidamente, se les pidió a estos mismos niños dibujar otro reloj, pero esta vez les dieron diez minutos para hacerlo. Los resultados son sorprendentes. Casi nadie dibujó un reloj sino paisajes enteros en los que, en alguna parte, había un reloj.

La presión del tiempo es, en ocasiones, un aliado, y en otras un rival que hay que saber dominar. La clave para superar este dilema: la motivación, que nos permite entender que hay una abismal diferencia entre tener que hacer algo, necesitar hacerlo y querer hacerlo. ¿Y cómo buscamos motivación cuando no la tenemos? Con inspiración. ¿Y dónde se consigue la inspiración? En las cosas que nos gustan y, sobre todo, nos nutren. En mi caso: la música. Trabajar con música es algo que no solo me motiva, sino que también me ayuda a “llenar” esos espacios cerebrales de recepción de estímulos que me quitan foco porque buscan distraerse.

Acabo esta columna con el TED-Talk de Diana Nyad, donde comparte el playlist que usó para mantenerse inspirada durante su travesía a nado desde Cuba hasta Florida (53 horas braceando). Y me despido al toque porque hice esta columna en lugar de otra tarea más importante. ¡Chau!

3 thoughts on “No hagas hoy lo que puedes hacer mañana

  1. “John Perry de la Universidad Stanford ganó un antinobel por su Teoría de Dilación Estructurada, la cual sostiene que quienes postergan las cosas para más adelante pueden ser motivados a hacer algo importante siempre y cuando lo hagan como una forma de evitar hacer algo de mayor relevancia”.
    Se discute mucho el tema de si la procrastinación puede considerarse una patología psicológica. Quizá todo dependa del monto de ansiedad que ella produzca, que en ocasiones puede ser limitante e incluso bloquear el comportamiento. Distinto del sólo hecho de posponer algunas tareas para “inyectarnos adrenalina” y desarrollar nuestro trabajo. Da para bastante la discusión. ¡Saludos!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s