En la repetición está el disgusto

Tinta verde


La semana pasada tocó en Lima por segunda vez el que, para muchos, es el músico más grande de la historia: Sir Paul McCartney. Imagino que ya han leído suficientes notas sobre lo espectacular que fue el concierto, así que no vine a repetirles eso (Dios, fue fascinante). Esta vez quiero escribir acerca de lo impresionado que quedé cuando, el mismo día del concierto, me enteré de algo: los organizadores habían regalado una cantidad enorme de entradas a las empresas auspiciadoras porque la venta de las mismas fue pésima. Es decir, tras darse cuenta de que el estadio se iba a ver vacío, decidieron regalar todas las entradas sobrantes con el afán de no “faltarle el respeto” de manera tan bochornosa a Paul. Me quedo pensando en ese hecho y me pregunto: ¿por qué diablos sucede esto? ¿Por qué pasa casi siempre que no nos animamos a ir a ver a un artista (por más fantástico que sea) por segunda vez?

Durante décadas nos hemos quejado de que los grandes artistas nunca llegan al Perú cuando hacen giras por Sudamérica y ahora que por fin vienen, ¿qué onda? Muchos de los músicos más importantes del mundo ya conocen Perú. Es cierto que todavía faltan varios (U2, Muse, los Rolling Stones), pero como amantes de la música creo que no podemos quejarnos de la situación que nos acoge. Sin embargo, me sigue quedando esta gran queja/consulta: ¿en verdad nos “satisfacemos” tanto con solo una vez?

Los días previos al concierto de Paul estuve preguntando a casi todos mis contactos beatleros si irían al concierto y la gran mayoría de ellos me salió con la misma respuesta: “no… ya lo vi la primera vez”. ¡¿What?! Ojo: no es un tema de dinero. Varios de mis amigos de quienes sé que el tema económico no es un impedimento me respondieron lo mismo, como si con una sola vez fuera suficiente. Pero, ¿por qué? ¿Por qué rogamos y rogamos que alguien que nos gusta mucho venga a Lima y cuando milagrosamente nos visita más de una vez nos hacemos los suecos? Naturalmente, la primera vez desparramamos nuestra euforia a todo dar pero, ¿qué nos pasa con la segunda ocasión? No hablo de terceras veces porque sería irreal. Pasó con McCartney hace unos días, con Iron Maiden hace un tiempo, con Metallica hace más de un mes, con The Killers el año pasado y seguramente pasará con todos los que vuelvan a venir.

Filosofando sobre esta pregunta llegué a un video de Ted Talks llamado The riddle of experience vs. memory, en donde Daniel Kahneman (psicólogo israelí ganador del Nobel de Economía en 2002) explica los dos tipos de felicidad que solemos tener las personas: la felicidad memorial y la felicidad experiencial. La primera tiene que ver con lo feliz que nos hace saber que fuimos a tal lugar, hicimos tal cosa o conocimos a tal persona. Es una felicidad basada en el recuerdo de lo que se vivió. La segunda tiene que ver con la felicidad del momento, esa que se da mientras estamos sumergidos en una gran experiencia. La diferencia entre quienes están en el primer o en el segundo grupo se establece en función de algunas variables, entre ellas la edad y el poder adquisitivo de las personas: quienes pueden acceder a más suelen ser más experienciales que memoriales.

Pienso que la respuesta a mi pregunta de rigor va por ahí. Somos más memoriales que experienciales. Nos hace más feliz saber que vimos a Paul McCartney que estar viéndolo realmente, y es por esto que el “ya lo vi” nos resulta tan placentero. Sin embargo, hay situaciones en las que estoy seguro de que esta premisa no se cumple. ¿Acaso si de pronto nuestra selección de fútbol clasifica al mundial de Rusia 2018 y también al de Qatar 2022 (sí, dos veces seguidas) ya no alentaremos tanto en el de Qatar porque” ya vimos a Perú” en el de Rusia? Lo dudo.

2 thoughts on “En la repetición está el disgusto

  1. recién leo tu columna, hacía falta el pensamiento social profundo en un empaque facilón para no asustar al público. Sí, hay que evaluar si es que nos conformamos con poco o si por ahí somos fanáticos de puros monos, al menos eso se me ocurrió de entrada. un abrazo🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s