Los espacios en blanco

Hablando del Orinoco


Hace dos años una de mis alumnas tuvo la osadía de mandarle una invitación a mi esposa por Facebook para que sea su amiguísima. Ella se mostró extrañada de recibir una notificación de una chiquilla de 17 años. ¿Se trataba de alguna hija negada? No. Era el comportamiento natural de una nativa digital que quería tener como contacto al personaje clave que el profe usa de ejemplo en sus clases.

La invitación, como era de esperarse, fue denegada ipso facto. A mí el hecho me pareció muy gracioso y por eso publiqué un post en el Facebook de mi curso que decía: “Por favor, se ruega a los alumnos que se inhiban de mandar invitaciones pecaminosas y fuera de lugar a mi esposa porque no la comparto con nadie. Ubíquense, por favor. Gracias”. Como los alumnos toman a la broma todo lo que les digo (y se los digo en serio), lanzaron serias carcajadas como respuesta. Pero hubo alguien que no rió: la alumna que mandó el mensaje de invitación.

El pedido de disculpas no tardó en llegar. Literalmente la alumna faltosa escribió en el Facebook lo siguiente: “lo siento profesor no fue mi intención incomodarle con la publicación que coloque” (sic). Sus palabras sinceras llegaron a mi corazón y quise ponerle paños fríos a la situación respondiendo textualmente: “Ja, ja. No te preocupes”. Craso error.

Al día siguiente, al llegar al aula, la clase entera era un cementerio abandonado. El mutismo y las caras de miedo llamaron mi atención. Ante tal silencio solo atiné a preguntar qué pasaba. ¿Acaso iban a estrenar una nueva película de la saga Crepúsculo? La respuesta me dejó perplejo: “Profesor, es que usted está molesto”. Y yo no estaba enojado. ¿Cuál era el indicio que les empujaba a creer eso? “La respuesta que le ha dado a nuestra compañera en Facebook”. Revisé con ellos la página de la clase y la clave estaba en una partícula de mi mensaje: “Ja, ja”. Y es que en la vida real nadie se ríe con comas y espacios. En la vida real las risas en buena onda no tienen pausas; son una sucesión imparable de monosílabos. La gente se ríe “jajajajajaja” y no “ja, ja”. Solo los villanos lanzan carcajadas con espacios en blanco: Skeletor, el Guasón, la bruja de Blanca Nieves y Mumm Ra. La risa con pausas es sarcástica, demoníaca, traicionera y esconde segundas intenciones.

Condicionado por mi educación católica, apostólica, romana, lineal, formal y respetuosa de la RAE, pienso que se debe escribir de acuerdo a la norma. Pero las nuevas generaciones construyen mensajes basados en la sonoridad de una frase. Eso aporta una cualidad paralingüística a la escritura virtual y genera una actitud transgresora francamente deliciosa. ¿Quién hubiera pensado que este retorno a la ingenuidad de la palabra develaría una nueva normativa de comunicación?

Los chicos escriben como hablan o como escuchan, lo que implica un retorno a la inocencia de la primera oralidad. Sin vergüenza se despercuden de las ataduras del lenguaje y generan ¿vocablos? que se entienden más allá de la evidencia del error escritural. Y esa comunicación es pura. Por eso, como solo quienes se creen dueños de la verdad ponen punto final a las discusiones, esta columna termina sin punto

© Apéndice de Bork. 2014

Facebook

6 thoughts on “Los espacios en blanco

  1. Excelente César, reitero mis felicitaciones por tu iniciativa. Sin embargo tengo una duda (y de más te digo podríamos sentarnos a discutirla), ¿los estruendosos “juajuajuas” califican como un nuevo tipo de risa?, creo que estamos ante una nueva categoría, ¿tu que piensas?

    • Pues yo creo que el juajuajuismo es una forma harto evolucionada de escrituralidad a mandíbula batiente, que nada tiene que ver con los universos virtuales y sí con los dolores de diafragma por el latir de la carcajada. Qué mejor que el estallido de una risa generosa.

  2. Profe a mi me pasa lo contrario cuando hablo con mi viejo por whatsapp o fbchat. Yo hago bromas y jodas y el se las toma en serio, y tengo que poner entreparéntesis que es broma pa que se relaje.

  3. Es muy raro porque ahora los jóvenes tienden a escribir “bien” en las redes sociales y cualquier falta de ortografía es una señal de “amixer alert” o algo así. Sin embargo, se mantienen ciertas cosas como el “jajajajaja” o “JAJAJAJAJA” y el “csm”. Me ha gustado tu blog bastante. saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s