Se viene el mundial…

Todo tiempo pasado fue mejor


Y el fútbol invade cada rincón de nuestras casas, trabajos, centros de estudio y demás lugares que frecuentemos. Todo es el mundial por aquí, el mundial por allá. La samba empieza a retumbar cada vez más fuerte en nuestros oídos. Brasil 2014 está a la vuelta de la esquina. Empiezan los planes de fin de semana con los amigos y, sobre todo, empiezan a salir esos consejos / casi advertencias para las esposas y/o mujeres con el fin de que nos dejen ver tranquilos los partidos.

Cada cuatro años el mundo entero se contagia de esta fiebre mundialista y todos los países (clasificados o no) ponen sus ojos en el país anfitrión. Son días en los que las esperanzas y sueños de toda una nación se juegan en 90 minutos. Pero también me pregunto por qué esos sentimientos nunca se han podido expresar del todo en un arte como el del cine. ¿Por qué hasta ahora nadie hace una buena película sobre fútbol?

La literatura, por ejemplo. está llena de buenas historias sobre el balonpié y sus distintas manifestaciones. Los excelentes libros de Nick Hornby y de Eduardo Galeano  transmiten el sentimiento del hincha al ver y sentir pasión por el fútbol. En la música, ni hablar: basta escuchar lo que las bandas y músicos argentinos tocan sobre sus equipos e ídolos para medir su nivel de fanatismo. ¿Pero en el cine cómo vamos?

Es curioso que no tengamos tantas películas sobre fútbol como uno esperaría de países donde es tan popular y se hace cine del bueno (Inglaterra, Alemania, Francia, Brasil y Argentina). Obviamente en el país que más cine se hace no es el deporte más popular, y esa tal vez sea una primera respuesta a la falta de más películas sobre fútbol. Recordemos que el fútbol americano, el béisbol y el baloncesto son deportes que, sumados al boxeo, han sido los más cinematografiados en la historia de Hollywood. El único ejemplo rescatable que recuerdo es Victory, con Stallone de arquero y Pelé gambeteando a cuanto nazi se le cruzara delante.

En el cine documental la aproximación ha sido distinta. ¿Será que esa pasión no es posible “ficcionarla” del todo? ¿Será que nuestro fanatismo solo se conecta con ese sentimiento a través de lo que sabemos que ha pasado en realidad? Aquí tenemos a Kusturica, quien hace un retrato magnífico y para algunos muy benévolo sobre “El D10S Maradona”. También está el documental sobre el Cosmos de Nueva York. Ambas historias con futbolistas de verdad, héroes de carne y hueso, ídolos reales de la vida misma.

También en la publicidad la cosa cambia. Pareciera que en los segundos que dura un comercial sí llegamos a conectarnos del todo con esa pasión que involucra el sentirse hincha de un país. No me refiero a la triste convocatoria de Markarian ni a ese cuento de la cantera de hinchas sino a los comerciales argentinos: este del que todos hablan, este que derrocha emoción y para mí el mejor de todos, junto con este otro. Definitivamente los argentinos viven el fútbol de una manera distinta y muy especial, pero todos nos podemos identificar con esa emoción, un sentimiento del que todos somos parte. Se viene el mundial, se vienen 90 minutos de pasión.

One thought on “Se viene el mundial…

  1. Mi hipótesis acerca de porque otros deportes han sido llevados con éxito al cine es que basicamente se trataban de deportes individuales(box,tenis,etc), ideales para ahondar en el drama personal que exige este tipo de competencias. Cuando se trata de deportes colectivos no creo que el tema central fuera el deporte, por lo que se puede concluir que más importante era la historia y no tanto el deporte en sí. Y bueno, creo que tienes que tener en cuenta la diferencia en cuanto al tipo de lenguaje que se usa, o mejor dicho, el formato. La literatura te permite más que el lenguaje audiovisual, y eso lo sabes mejor que yo. Recuerdo cuando escuchaba los partidos en radio Ovación, la emoción que le ponía Elejalder Godos era increible. Años después, cuando se podían ver los partidos por tv me di cuenta que no eran tan emocionantes como te los pintaba la radio. Y es que esa brecha para la fantasía que dejaba la radio era única ya que superaba la realidad. A ver si te mandas haciendo película sobre el fútbol y me contratas aunque sea para un rol de aguatero (a Augusto Urruchi Alegre de masajista), Ya es hora que saques tu película ps Manolo Vergara Siu. Un fuerte abrazo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s