De fiesta to network

Esloquehay


Ingresé a la universidad siendo una persona un poco tímida. Conforme pasaba el tiempo la misma Carrera me exigía desenvolverme más y me fui soltando, tanto que empecé a darme cuenta que estaba rodeada de compañeros. Algunos de ellos, con los que paraba de arriba hacia abajo, se convirtieron en amigos entrañables. Otros siguieron siendo compañeros. De vez en cuando organizamos algún reencuentro; tras seis años hay muchas anécdotas que recordar. Además, estas reuniones nos sirven para “ponernos al día” sobre en qué anda el otro. Es así como “nos recordamos”.

Desde siempre recomiendo para diferentes trabajos a mis amigos y compañeros (ojo: no a cualquiera, me aseguro que la persona “me deje bien”) y a veces soy yo la que recurre a sus amigos para estas recomendaciones.

¿Alguna vez te has puesto a pensar que de acá a diez años un compañero de clases te podría conseguir trabajo? Quizás esa chica que participa mucho en clase o ese chico tímido que está atento a las indicaciones del profesor. Cuando somos adolescentes no nos detenemos a pensar que los contactos que uno hace a lo largo de su vida dan lugar a conexiones mágicas, lazos que se pueden desarrollar en el mundo personal y profesional. El 80% de las ofertas de trabajo no se difunden ni se publican. Estos puestos de trabajo se cubren por recomendación de amigos, compañeros o conocidos.

Lo dice Aristóteles: “Cada persona tiene habilidades e incapacidades, necesidades y perfecciones diferentes, que pueden contribuir al bien de la sociedad complementando las cualidades de otras personas.” No podemos desarrollarnos si no interactuamos con el otro ya que somos seres sociales por naturaleza.

Desde que somos pequeños, las relaciones sociales suponen interacción y coordinación de intereses mutuos. Conforme vamos creciendo llegamos a desenvolvernos en grupos donde tomamos roles según nuestro nivel de liderazgo. Es por eso que siempre existen las personas “pateras”, “gileras” y “habladoras”. ¿Te suena? Teniendo en cuenta esto, en el mundo empresarial nace la idea de crear y fortalecer nuestra red de contactos profesionales.

El famoso término networking significa “trabajar nuestra red de contactos”. Es un nuevo estilo de vida, un símbolo de cambio social. Se basa en construir relaciones con personas de nuestro entorno profesional. Hacerte notar, darte a conocer y convertirte en una buena referencia: son piezas claves para que tus contactos te recomienden a otras personas.

Esto lo podemos ver en el día a día. Terminamos de estudiar, tenemos nuestras primeras experiencias laborales y salimos con los amigos no solo para reírnos: ahora vamos to network. Ampliamos nuestros contactos en Facebook hasta un millón de amigos y nos creamos una cuenta en Linked In estableciendo contactos duraderos. Vamos a la playa no solo a tomar sol sino a conocer gente.

¿Por qué hacemos esto? Si tienes una buena red de contactos, es probable que encuentres siempre a alguien quien te quiera ayudar. Si buscas un nuevo trabajo, una excelente red de contactos te dará mayores opciones de conseguirlo. Una buena network es clave para el éxito profesional. Asegurémonos que no solo sea formada por conocidos, sino por amigos de verdad (ellos sí o sí te recomendarán).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s