La copa de la mente

Para leer y llevar


Viendo los partidos de la Copa del Mundo, me pongo a pensar en lo difícil que debe ser la concentración de cada equipo. Dejar de lado la familia y los amigos para concentrarse en un único objetivo: ser el mejor equipo del mundo jugando fútbol. A ello se suma que veintidós personas más deban converger con los mismos ideales y tengan la misma disciplina que uno.

Uno de los casos que más ha llamado la atención por estos días es el de Costa Rica, que se perfila como líder de uno de los llamados “Grupos de la muerte” y que, adicionalmente a ello, según las portadas de algunos diarios, “hizo historia” al ganarle a Italia el pasado 20 de junio. Además de haberle ganado previamen a Uruguay por 3 a 1. Pero, ¿dónde radica la fórmula de su éxito? ¿Qué puede hacer que un equipo pequeño le haga frente a una de las mejores selecciones del mundo? Creo que la respuesta está en la mentalidad de ese equipo. Esa que les dice a los jugadores que deben jugar de tú a tú y que así estén perdiendo por 1-0 el resultado es remontable hasta el pitazo final.

Hace unos días uno de los jugadores de esa selección, Junior Díaz, confesó para la Deutsche Welle que el punto fuerte de Costa Rica en Brasil era “no tener nada que perder pero sí mucho que ganar”. Ellos, según el análisis del psicólogo deportivo Jürgen Walter, han transformado una presión en algo positivo. Muy a diferencia de otras selecciones como Italia, España o la misma Alemania, quien el pasado fin de semana sufrió más de la cuenta para ganarle al humilde equipo de Ghana. “Los equipos obligados a ganar la tienen siempre más difícil”, sostiene Walter.

¿Será realmente que eso nos falta a nosotros para poder volver a disputar un Mundial? Recordemos que en las pasadas clasificatorias nuestro equipo terminó séptimo, solo por encima de Bolivia y Paraguay; que tenemos, aproximadamente, 32 años sin volver a disputar un torneo de esta índole. Sin embargo no todo ha sido malo: en el año 2011 terminamos en tercer lugar en la Copa América con Sergio Markarián como director técnico. Muchos años atrás, el humilde equipo de Cienciano, con Freddy Ternero a la cabeza, lograría obtener la Copa Sudamericana y la Recopa en los Estados Unidos, disputándoselo nada menos que a grandes equipos argentinos (como River Plate o Boca Juniors). Freddy Ternero después dio a conocer la clave de su éxito: el “sí puedo”.

Estos casos no han sido pura casualidad. Los resultados han sido fruto de una preparación de por medio. Recordemos, también, a la selección nacional de Voley de 1988, una de las mejores a nivel mundial. Creo que el mensaje que ellos nos dan es el siguiente: no hay que sentirnos menos que otros quienes, tal vez, aparentan estar mejor preparados. El detalle siempre estará en saber vencer nuestros miedos.

El vencedor de este mundial, después de todo, será aquel que pueda dominar tanto el aspecto físico como el psicológico.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s