¿Campeones del festejo?

Para leer y llevar


Palabras soeces y explosión de energía. Todo eso se reunía cuando se realizaban las olimpiadas en mi colegio. Recuerdo muy bien que, en alguna ocasión, me fui de boca con alguna chica (estudié una buena parte de mi vida en un colegio únicamente de mujeres), pero no pasaba de eso. Recuerdo también los cánticos hacia el equipo contrario, minimizándolo y ridiculizándolo. Creo que una característica resaltante de nosotros, los sudamericanos, es que somos muy emocionales y eufóricos.

El último mundial realizado en Brasil este año dio como ganador al equipo alemán, quienes se impusieron 1-0 a la selección argentina el pasado 13 de julio. Ellos, a comparación nuestra, se quedan chicos con nuestras celebraciones. Y así pasó. Yo pensé que este mundial iba a terminar distinto: con los típicos resúmenes de los informativos, con lo mejor y peor de este mundial, además del largo camino y las dificultades que recorrió el equipo campeón del torneo. Sin embargo, el festejo alemán acaparó muchas de las portadas de los diarios tanto en Alemania como en Sudamérica.

“So geh´n die Gauchos, die Gauchos, die geh´n so” (“Así caminan los gauchos, los gauchos caminan así”) fue el coro de una canción que se ha hecho muy popular estas semanas y que incluye, además, una coreografía muy particular. Lo que no saben algunos es que esto no es nuevo, siempre lo han hecho. En el mundial de Alemania del 2006 lo entonaron contra Ronaldo. Los alemanes festejaron de esta manera en la puerta de Brandeburgo su cuarta copa del mundo. No utilizaron ninguna mala palabra, no fueron irrespetuosos y no ridiculizaron a ningún equipo. Sin embargo, esto trajo una ola de críticas en su país. El equipo alemán pasaba de ser héroe a villano en un par de días.

Parte de las críticas se deben a que, por más que traten de desligarse de la vergüenza del Holocausto y de la Segunda Guerra Mundial, los alemanes no pueden hacerlo. “Son unos nazis asquerosos”, dijo  Víctor Hugo Morales, presentador de televisión. A pesar de que en las escuelas el tema es siempre estudiado y tocado.

Creo que el campeón debe festejar con justa razón. Sigo a la selección alemana desde el 2002 y he visto los buenos y malos momentos que ha pasado: La pérdida de la copa del mundo en el mundial del 2002, en la Euro del 2004, en el mundial del 2006, en la Eurocopa del 2008, la derrota en semifinales contra España en el mundial del 2010… Han sido tantos malos momentos que ahora que son campeones mundiales festejan de esta manera. Y no podía ser mejor: ha sido el primer equipo europeo en obtener un título en tierras americanas. Ha sido el primer equipo en golear a Brasil en un mundial 7-1 en semifinales. ¿El festejo da para tanto? Sí. En el peor de los casos, ¿cómo debería festejar un campeón del mundo? Si nosotros somos más ofensivos cuando alguno de nuestros equipos se enfrenta, ¿por qué ellos no pueden hacerlo?

Creo que todavía seguimos heridos porque la copa del mundo no se quedó en Sudamérica. Deberíamos respetar la felicidad y la euforia de quienes con esfuerzo han llegado a la cumbre. Ya nos tocará a nosotros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s