Virtud de pocos

Para leer y llevar


¿Alguien recuerda la campaña La hora sin demora? ¿Aquella que en el 2007 fue promulgada por el gobierno de Alan García para incitar a la población a que llegue “a la hora”? Creo que nadie. Los peruanos no podemos cambiar de la noche a la mañana por más que hagamos el intento a través de este tipo de campañas. El día de ayer me llamó mucho la atención que el grupo chileno La Ley se presente a tiempo en el estelar de la Feria del Hogar, cuando es bien conocido que la mayoría de artistas suelen demorar, aunque sea un poco, el inicio de sus shows.

El caso de La Ley me trae a la mente el popular dicho que reza: “en el país de los ciegos, el tuerto es rey”. La puntualidad nos ayuda a construir una muy buena imagen. El pasado mes de junio la reconocida aerolínea Iberia fue catalogada como la empresa de vuelos más puntual a nivel internacional y de Europa, con una media de aproximadamente el 90%. La propia compañía afirma que “la puntualidad es uno de los valores que más aprecian los clientes”. Por otro lado, a nivel de Latinoamérica, Aerolíneas Argentinas es la empresa que fue reconocida como la más puntual, estudio aparte. Está de más decir que lo más probable es que ambas empresas empiecen a ser mucho más recomendadas por los pasajeros y esto hará que, de alguna u otra forma, aumenten sus ganancias.

Por otro lado, estar a la hora es una manera de expresar tu interés hacia algo o alguien (por ejemplo, en una cita o en una clase). Además, significa respeto: respeto hacia ti mismo y hacia los demás. Recuerdo mucho que tenía alumnos que vivían en Chaclacayo y estaban a la hora (clases que empezaban a las 7 de mañana). Este tipo de acciones me hablaban sin palabras; me decía que les interesaba el curso y que asumían su responsabilidad con la universidad. Alguna vez una profesora del colegio nos dijo algo que se me ha quedado grabado en la mente hasta el día de hoy: “Las personas que suelen vivir cerca del colegio siempre llegan tarde, pero las que viven lejos no”. Y hasta el día de hoy parece cumplirse. ¿Será, acaso, algún exceso de confianza?

Más allá de las anécdotas, la puntualidad es uno de las prácticas más recompensada y valorada por las empresas, especialmente las inglesas o alemanas. ¿A quién no le gustaría contar con gente que llegue a la hora y realice su trabajo a tiempo? Puntualidad es saber organizarse y educarse, sobre todo, y en algunos casos dependerá de la formación que hayamos tenido desde pequeños. Creo que buenas iniciativas como La hora sin demora no deberían desaparecer. Todo lo contrario: deberíamos seguir poniéndolas en práctica.

One thought on “Virtud de pocos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s