Viendo juntos la tele

Todo tiempo pasado fue mejor


Desde que nos pusimos Nexflix en casa las cosas han cambiado. No es solo que está de moda y que sea la única forma en que cada uno pueda ver sus series y películas cuando pueda, en los complicados horarios en los que hemos decidido distribuir nuestra semana, sino que ahora siento que no volveremos a ver televisión juntos. No es una queja, es una realidad concreta.

Recuerdo que esto de ver televisión juntos comenzó con el Blockbuster que estaba por tu casa, en el que alquilábamos 3 VHS en cada visita que hacíamos aprovechando la promoción. Siempre era una de acción, una romántica y otra de libre selección (que casi siempre la escogía yo). Luego de que esta cadena quebrara al no poderle hacer frente a la piratería, no tuvimos otra salida que olvidarnos de nuestro sticker de “yo apoyo al cine peruano, no compro piratería” y ser caseritos recurrentes del pasaje 18 y cuanto hueco hubiera en Polvos Azules.

Nuestro método de selección seguía siendo el mismo: las románticas para ti, las de acción y las raras para mí, y ahora teníamos que ir sumando las infantiles para los chicos… teníamos más opciones, pero muchas veces comprábamos lo que sea.  Recuerdo que en una época teníamos torres y torres de DVDs acumulados en casa, algunos sin ver y otros para verlos una sola vez. Eran rascacielos de plástico negro que más que sugerir algún tipo de intención coleccionista, era una combinación entre falta de espacio y mal reciclaje. Las regalábamos todas y aún así nos quedamos con dos organizadores repletos de películas, sobre todo infantiles es cierto, pues esas nos pedían verlas una y otra vez.

Luego descubrimos juntos los canales de cable con series dramáticas y creo que ahí fue cuando comenzó esto de irnos alejado de ver la TV juntos. Tú primero con series tan fresitas, tan rosas, tan pinkys como Gilmore Girls, The OC o Gossip Girl, que no podía soportar ver, que me parecían tan simples, tan básicas y aunque te agradezco haber descubierto juntos ER y seguirla durante años tal vez nuestra despedida fue con series como Parenthood y Lie to me.

Recuerdo con nostalgia días previos al Netflix en los que esperábamos juntos con ansias los domingos a las 8 pm para ver Game of Thrones, y no puedes negar que fui yo quien te la recomendó. Cuesta entenderlo, pero antes por lo menos coincidíamos en horas: tú en la tele del cuarto viendo Chicago Fire y yo viendo en la sala The Walking Dead. Ahora tampoco eso. Ahora accedes a tu perfil desde la tablet y puedes ver cuando quieras lo que se te antoje. Ahora yo me amanezco para terminar la segunda temporada de House of Cards.

Y veo nuestros historiales, veo que a ti te recomiendan cosas siempre pinkys y a mí tantas cosas de acción y algo sombrías, pero en el fondo, sea como sea, compartimos el mismo acceso. Al fin y al cabo se paga con mi tarjeta. Somos tan distintos y por eso tan buen complemento uno del otro que aún nos queda tiempo para reconciliar horarios nuevamente. Vamos, que tenemos toda una vida para encontrar algo para ver juntos en la tele.

tdt-generica-corbis-1

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s