Dime lo que publicas y te diré quién eres

Para leer y llevar


Es increíble cómo la información puede circular de forma rápida y más aún a través de alguna red social (ya sea Facebook o Twitter). El pasado viernes 12 de setiembre, el exsecretario de Desarrollo Social Municipal del Partido Nacional, Carlos Manuel Treviño Núñez, trató de “simio” a la ahora estrella del Querétaro, Ronaldihno Gaúcho a través de Facebook. El equipo de la ex estrella del Barcelona ha pedido la sanción respectiva.

Nosotros a diario solemos colocar y compartir información en nuestros muros. Esta puede dejar de ser privada para convertirse en pública con tan solo un clic. A pesar de que pueda ser vista únicamente por nuestros “amigos”. Muchas veces se nos olvida esto y pecamos. Cuando algo acontece en nuestra vida empezamos a ser invadidos por nuestros impulsos y cometemos muchas veces el error de publicarlo. No pensamos y colocamos lo que sentimos en ese momento. Puede ser un insulto o alguna indirecta para tu pareja (si es que pelearon), entre otras cosas. No nos damos cuenta de los problemas que esto podría traer consigo. No pensamos bien en qué es lo que vamos a publicar y qué podría pensar la gente a la cual tenemos como “amigos”.  Puede ser que al final nos cataloguen como enfermos, locos o muy escandalosos.

De acuerdo a lo que publicamos, podremos recibir algún tipo de calificativo (están los románticos, los periodistas, los comentaristas deportivos, los agresivos, los juergueros, entre otros). Es más, tan solo con poner nuestros gustos podemos decirle mucho a nuestros “amigos” o a los que recién nos acaban de agregar. Eso sí, hay que cuidarnos de las personas que nos agregan sin tener algún tipo de relación con nosotros. Nunca está de más protegerse.

Pero, ¿nos hemos puesto a pensar a dónde pretendemos llegar con esto? ¿Qué podría significar no solo colocar alguna información sino algún comentario? Puede ser que intentemos ser reconocidos por nuestros amigos o tratemos de llamar su atención. Cuando colocamos algún problema que hayamos tenido, tratamos de obtener algún tipo de reacción solidaria por parte de ellos. Probablemente queremos una especie de “abrazo” (algún comentario) o algún aplauso (“like”). ¿Pero realmente sirve publicar nuestros problemas en Facebook? No. Ello, al igual que el alcohol, no solucionará para nada nuestros problemas. Al contrario, seremos presa de los comentarios de algunas de nuestras amistades en Facebook. Posiblemente ya nos estén empezando a calificar como “locos” o seamos tema de conversación por “inbox”. El Facebook no achica los problemas, los agranda. Lo que pudo haber comenzado como un simple comentario o una simple imagen podría agrandarse mucho más. Y lo peor de todo: nunca será borrado. Si alguien vio tu comentario, este podría quedar para siempre en la mente de las personas o de tus “amigos”, quienes podrían tan solo hacer un copy y paste de la pantalla. Y adicionalmente a ello, podría ser difundido en los próximos minutos.

Nunca estará de más pensar antes de publicar, dicen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s