Mamá, disfrázame de Miguel Grau

Tinta verde


Quienes me conocen bien saben que soy peruano hasta los huesos y normalmente me altero cuando alguien opina que algo (lo que sea) extranjero es mejor que su versión peruana. Sin embargo, me da risa ver cómo algunas personas se arañan por tratar de convencer a la mayoría de no ser tan alienados y celebrar el Día de la Canción Criolla en lugar de Halloween el 31 de octubre.

Creo que pensar en esto como un debate es una exageración. Los niños evidentemente prefieren disfrazarse de Superman antes que coger una guitarra y un cajón. Ya de viejos nos damos cuenta que los disfraces son cosas de chicos y ahí sí sacamos el pisco. ¿Habrá un punto medio para que todos sean felices?

Aquí algo fuerte: creo que Halloween es una celebración un poco más integradora. Sí. La cruda verdad es que la jarana criolla está más vinculada a “tíos” que se quedan cheleando o pisqueando mientras los primos juegan pichanga. Veo a mis amigos papás que disfrutan mucho disfrazando a sus hijos en Halloween de sus héroes favoritos (me refiero a los héroes de los papás, obvio) y entiendo perfectamente que esto les resulte más divertido que darles clases de canto ronco. Ahora, creo que el sabor criollo puede dar para mucho más.

El error estaría en no ir transmitiendo ‘esa’ peruanidad de generación en generación conforme los hijos van creciendo. Creo que no vamos en mal camino, pero también es cierto que no brillamos (las nuevas generaciones) por nuestra cultura musical criolla. Todos saben quién fue Chabuca Granda y no hay peruano que no se sepa la primera estrofa y coro de La flor de la canela, pero habemos muchos que no sabemos mucho más que eso.

¿La fórmula? Más pisco en lugar de ron y más festejo en lugar de rap. La guitarra criolla tiene la sofisticación del jazz y el baile moreno tiene más sabor que la salsa. Es tarea de todos creernos este rollo y contagiarlo, así como bien nos hemos contagiado nuestra (peruanísima) devoción al Señor de los Milagros. A propósito de eso, termino con un dato curioso: la fecha que se escogió para la celebración de la canción criolla originalmente era el 18 de octubre. Sin embargo, el día de su proclamación a cargo del presidente, Manuel Prado Ugarteche –hace 70 años– coincidió con la salida del Señor de los Milagros y por eso se decidió trasladar la festividad para el 31 de octubre.

Finalmente, un link de una versión de La flor de la canela hecha por Ángel Lobatón, un criollo de criollos. ¡Salud!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s