Todos vuelven

César Pita


Fondo negro en pantalla. Las letras aparecen en tipografía alta en la zona inferior izquierda. 24 DE MARZO 2015. 12:17 PM. TWITTER @GILLANA. “Mulder, soy yo. ¿Estás listo?”. Ahora imagínate la dulce voz de la Dra. Dana Scully. Hace 13 años llegó a su fin la mejor serie de televisión de todos los tiempos… De acuerdo, es una sentencia hiperbólica pero entiéndelo por favor: ¡Fox ha anunciado el retorno de Los Expedientes Secretos X!

Son solamente seis capítulos, pero ¿acaso no es motivo de alegría? Porque, para ser sincero, cuando capturo de casualidad un episodio en el canal TCM en formato 4:3 veo una serie desgastada por el tiempo y me siento con demasiados años encima. Luego pongo mi DVD original y me digo que debo cambiar la señal trucha de Claro porque, a pesar del formato cuadrado de las primeras temporadas, la serie mantiene su halo expresionista y su sello pionero en el uso de recursos cinematográficos que han permitido que la televisión se consolide como el hogar de las mejores propuestas audiovisuales norteamericanas de los últimos tiempos (sóbate, Hollywood).

Pero dejemos de lado el entusiasmo desbordante y soltemos la pregunta: ¿por qué Fox ha aceptado volver a emitir una serie que aparentemente había cumplido su ciclo? Nueve años al aire es una cifra bastante respetable. Súmale a eso que a Chris Carter, el creador de la serie, no lo trataron muy bien con sus otros proyectos. Millennium, la otra mejor serie de todos los tiempos (lo siento) duró tres temporadas y la mocharon de manera vil, a tal punto que colocaron el último capítulo dentro de la pauta de la séptima temporada de The X-Files (fue transmitido el 28 de noviembre de 1999) y Harsh Realm fue recortada brutalmente sin que se emitan todos sus episodios (aunque la serie salió completa en DVD).

Hay antecedentes de este retorno. Cuando se canceló Padre de Familia (Family Guy), los fanáticos llenaron peticiones y realizaron campañas por Internet para que la serie vuelva, hecho que finalmente sucedió. Y si tenemos en cuenta que en el año 2006 otra vez Fox decidió quitar del aire Arrested development, la mejor comedia de todos los tiempos (perdón, no lo puedo evitar), entonces descubrimos un conjunto de decisiones nada inteligentes que, supongo, habrá originado el despido de más de un ejecutivo con escasa materia gris ya que Netflix se encargó de alegrar el corazón y la mente de miles de fanáticos que volvieron a carcajear a mandíbula batiente con el humor bizarro, conceptual y surrealista de la familia Bluth hace un par de años.

¿Ha sucedido lo mismo con The X-Files? ¿Realmente tenemos el poder para transformar la televisión a nuestro antojo y obligar a las cadenas a emitir determinados programas y cancelar otros? No, mis amigos. Definitivamente no lograremos que algunas cosas dejen de emitirse porque, quiérase o no, existe un grueso de gente que devotamente se enchufa a ellas. Ponte una mano en el pecho y niega que alguien en tu casa no se pega a Esto es guerra o Combate. Mi mamá me lo ha confesado. Sin embargo, es posible que ciertas decisiones erradas de las cadenas puedan ser revertidas si todos nos unimos en un solo estallido de furia cuando cancelen nuestra serie favorita. Por eso pide que vuelvan Parker Lewis can’t lose, El mundo de Beakman y Millennium gritando conmigo: “I want to believe”.

© Apéndice de Bork. 2015

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s