La televisión que nos merecemos

Manolo Vergara


“¿Alguien ve televisión nacional?”, interrogué. Hubo un silencio prolongado, de esos que se producen cuando acabas de preguntar algo que ya sabes la respuesta. Y me quedo preocupado. No solo por el hecho de que el problema de la calidad de contenidos de nuestra televisión de señal abierta no es un tema de análisis relevante para nuestros universitarios, sino que son justamente los estudiantes de comunicación, desde sus distintas especialidades, los llamados a revertir de alguna manera el futuro de ese medio de comunicación que no ven.

Los canales de televisión de señal abierta utilizan el espectro radioeléctrico que pertenece a todos los peruanos, por lo menos a los que pagamos impuestos. En ese sentido, ellos solamente administran ese uso concedido por el Estado. Si los ciudadanos estamos descontentos con esa administración tenemos el derecho de protestar, marchar y quejarnos para que finalmente se haga algo ya que ese espacio nos pertenece. Pero, ¿qué se puede hacer?

Esas respuestas facilistas y evasivas del tipo “no lo veas”, “cambia de canal”, “ponte trío” no toman en cuenta que aún existen jóvenes que no tienen la oportunidad de ver cable, tener Netflix o descargar la serie de moda. Son a quienes no les queda otra que encender el televisor y soplarse horas y horas de programas informativos que no informan, que no le dan una verdadera imagen de la realidad, que simplemente le muestran que está bien ventilar intimidades, manchar honras y denigrar a menores de edad, haciendo del bullying televisado una forma de alcanzar un ansiado viaje de promoción. ¿Dónde están los padres y maestros de esos adolescentes? Alentando desde la tribuna. Es decir, los llamados a proteger a esos chicos los dejan a merced de inescrupulosos productores, que harán cualquier vejación imaginada con tal de levantar uno o dos puntos de rating, a manos de ese seudopublicistamarketero pragmático y carroñero que hace de todo con tal de que su producto sea visto por más gente. Aunque sabemos que la medición del rating es una ficción poco entendida.

Por eso la Unicef se ha pronunciado: porque se está vulnerando no solo el horario de protección al menor (ahora se utiliza para divertirse a costa suya) sino los derechos fundamentales incluidos en la Declaración de Principios Sobre los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes en los Medios de Comunicación.que el Estado peruano, los titulares de los medios de comunicación, la Asociación Nacional de Anunciantes, la Sociedad Nacional de Radio y Televisión, Save the Children y UNICEF suscribieron el 22 de noviembre de 2012.

Los controles de contenidos o censuras cargan la balanza hacía criterios elitistas de pocos moralistas culturosos que tienen, tal vez, ideas erradas sobre lo que se puede considerar buena televisión. Se puede discutir si la televisión tiene una función social, pero lo que se debe buscar es variedad de oferta. Quizás la clave para conseguir una mejor televisión esté más en la actitud que tenemos frente a ella. El popular dicho de “darle a la gente lo que le gusta” no puede seguir marcando la pauta informativa (embruteciendo aún más a un público con bajo nivel educativo) y menos puede ser el criterio de futuros comunicadores que deben asumir un rol protagónico como agentes de cambio. Debemos concebir este medio como un espacio que responda a intereses diversos. La televisión que tenemos no es un reflejo de la sociedad (que cada vez ve menos televisión de señal abierta) sino la perpetuación del gusto de algunos pocos, considerados muchos, que ganan dinero a toda hora y en todo canal. Definitivamente nos merecemos algo mejor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s