El mundo es mucho más pequeño que un pañuelo

Molly Rosas


Recuerdo que oí esa frase (“El mundo es como un pañuelo”) cuando leía el libro Conectados: el sorprendente poder de las redes sociales y cómo nos afectan de Nicholas Christakis y James Fowler hace algún tiempo.

Toda esta semana no he podido dejar de pensar en la siguiente pregunta: ¿qué tan cercanos podemos estar de situaciones escandalosas? En mi vida jamás pensé estar tan cerca de eso. Tampoco quiero estarlo, pero siempre hay una primera vez. De hecho, yo sí me he sentido cercana a un caso que está siendo realmente escandaloso. Y me he visto envuelta en él no de manera directa, pero sí porque esta persona es (supongo hasta ahora) amiga de una persona que solía tener contacto conmigo (ya no lo tiene hace un buen tiempo). No la conocía personalmente ni la tenía agregada al Facebook, pero sí había escuchado de ella (incluso por celular).

Mi mamá siempre suele decirme algo que es con lo que me quedo: “Nunca terminamos de conocer a las personas, y cuando crees conocerlas te sorprenden”. Si bien jamás la conocí, nunca se me pasó por la cabeza que esta persona terminaría involucrada en un caso escandaloso por el círculo que alguna vez compartimos. Es más, hasta ahora me pregunto ¿con quiénes estuve rodeada? Porque ella era casi hermana de la persona que frecuentaba. Si es que hubiese podido darse la oportunidad, probablemente hubiese podido conocerla y, quién sabe, hubiese podido entablar una “amistad” más profunda.

Me siento muy conectada con este caso que involucra a personas que alguna vez formaron parte de mi entorno. Tanto así que sigo las noticias todos los días para ver cuál es el desenlace. Me gustaría ver las reacciones de aquellos que en algún momento no dudé en conocerlos como mis “amigos”. Ellos no hablan sobre el tema o, por lo menos, no lo hacen público. Y obviamente, también estoy a la espera de saber cuál es la respuesta de esta persona a quien en algún momento pude conocer. Pero que, gracias a mis sabias decisiones, no quise.

No es que la juzgue, pero todo hace indicar que tomó en su momento decisiones equivocadas y tendrá que responder por ello. Me da miedo pensar que, tal como me lo dijo hoy una compañera, somos conexiones. Me da temor pensar de qué clase de personas estamos rodeadas: nunca lo sabremos realmente porque jamás podremos terminar de conocerlas.

Felizmente todo esto se trata solo de suposiciones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s